2014 | LoqueHagoesloqueSoy
2014/08/10

Aves domésticas, ¿liberación?.





La domesticación y enjaulamiento de aves con fines ornamentales, mayormente pájaros (paseriformes), loros (psitácidas) y palomas (colúmbidas) implica aspectos éticos, planteándose si sería correcto liberar.


Periquitos amarillo y azul.
Periquitos (melopsittacus undulatus). El color verde
es el original.
Capturar un pájaro libre para enjaularlo no se debería practicar, ni es lo mismo acoger un pajarillo o pichón caído del nido y alimentarlo hasta su liberación (permaneciendo o no en la cercanía de la vivienda) que retenerlo en jaula y criar en cautividad. Por uno u otro método existen aves domesticadas (crían o nacen en cautividad) o en proceso de domesticación (capturadas, la mayoría mueren de estrés y pocas veces se reproducen). Se cree que las palomas fueron domesticadas hace unos 10.000 años creándose variedades de carne, mensajería y ornamento. Muchas culturas han capturado aves con fines ornamentales desde antiguo, en el s.XVI empieza la exportación masiva de capturas a Europa y la cría en cautividad de muchas especies: canarios, loros, diamantes, etc.
2014/07/06

Domesticación de animales. Ética en la relación humana con la naturaleza.





Gallina y pollitos libres.

La domesticación de animales suele percibirse como una relación humana más estrecha con la naturaleza o al contrario como usurpación a la misma. La dependencia obligada y el cambio genético suscitan cuestiones éticas.


El veganismo que practiqué durante un tiempo (actualmente ejerzo mi naturaleza omnívora y derecho a ser especista) fue en parte consecuencia del rechazo al acto domesticador primigenio que concebía como un acto egoísta de usurpación de libertad. Imaginaba un humano cazando una gallinácea y encerrándola en un pequeño habitáculo, antes que eso me parecía más noble matarla. Aceptaba que ya hay animales domésticos de compañía o alimento, no pretendía que la gente los echara de casa ni prohibir su consumo como alimento para humanos soltándolos en el campo donde provocarían un desequilibrio ecológico y serían igualmente comidos por otros depredadores, pero quería confirmar que mi supervivencia no necesitaba tener a un animal en situación de dependencia y de alguna forma deshacer en mi mente el acto domesticador primigenio que consideraba un error.
2014/06/20

Tomar leche de otras especies sí es bueno para los humanos.





Se ha puesto de moda en salud y dieta para perder peso y prevenir cáncer recomendar suprimir el consumo de leche de vaca, cabra y cualquier especie que no sea la humana alegando que no es bueno porque no es natural.

Vaca lechera y ternero libres en el campo.
Durante al menos los últimos 9.000 años la leche de rumiante (vaca, cabra, oveja, búfala, camella, dromedaria, llama, alpaca, yak, cebú, etc) ha sido base del sustento de muchas culturas dándose una adaptación del organismo a su consumo. Puestos a suprimir alimentos desde un concepto restringido de lo natural cocinar la carne sería un atentado, el atún no era una presa habitualmente cazada en la sabana  africana durante el Paleolítico y habría que abstenerse de consumir las muy saludables algas. Por naturaleza somos omnívoros con inteligencia para utilizar los recursos disponibles, si en el pasado las tribus hubieran rechazado el uso del fuego para cocinar por no ser natural la situación actual sería muy diferente.
2014/06/16

Reflexiones de una ex vegetariana: Veganismo.






En términos biológicos la explotación se refiere a la relación entre especies en que una se beneficia a costa de la otra. Tal sucede cuando el león caza una gacela y cuando la gacela come hierba, siendo la base del equilibrio de las redes tróficas de los ecosistemas.

Habitualmente se utiliza la palabra explotación para referir condiciones que inducen sufrimiento gratuito al animal: hacinamiento, falta de luz, heridas, etc, excluyendo el acto de matar para comer, que biológicamente hablando es depredar.

La muerte violenta conlleva sufrimiento, motivo por el cual algunas personas siguen una dieta vegetariana. No comen carne de ningún animal (mamífero, ave, batracio, pez, molusco, insecto, etc), su dieta admite leche, huevos y miel (también conocida como ovolactovegetariana). El vegetarianismo estricto implica no comer ningún producto animal pero puede utilizarse para otras funciones, como la lana y seda para la vestimenta. El veganismo implica dieta vegetariana estricta pero observa otras esferas además de la comida.