Castración del perro. Riesgos, negocio e ideología de animalistas y veterinarios. | LoqueHagoesloqueSoy
2016/03/07

Castración del perro. Riesgos, negocio e ideología de animalistas y veterinarios.




Cachorro de bichón maltés en la naturaleza.

Entidades de adopción y parte del sector veterinario promueven la castración como tenencia responsable, obligación moral, solución al abandono y fórmula preventiva de problemas de comportamiento y enfermedades como si no tuviera riesgos.


Animalistas suelen ir más allá diciendo que quien no castra fomenta el maltrato, o sea abandonará una camada (cometerá un delito), además de animalistas tienen poderes videntes en base a los cuales piden la castración obligatoria por ley. Se repite la consigna de que quien no castra no quiere a su perro, las hormonas son malas, un error nacer con ellas, el perro castrado es más sano y feliz. Por qué no le quitas las hormonas sin son todo ventajas, insensible, la mejor de todas que tu perro ni siquiera debería haber nacido porque todos deberían estar castrados y vas a corregir ese error castigando su cuerpo. Mostrar a tu perro castrado al mundo es mostrar una medalla de conocimiento científico, responsabilidad y apoyo al animalismo.

Si no castrar es no querer a tu perro a tu abuela tampoco, habría que pedirle encarecidamente que se castre para tener todos esos beneficios para la salud que dicen, prevenir cáncer, ser más longeva y feliz, verá más años a sus nietos. La castración de viudas y viudos que no quieren relaciones tendría que ser una obligación moral para reducir gasto sanitario, también castrar a personas con incapacidad mental que no puedan tutelarse pues siempre se podrá decir que la vigilancia de sus tutores puede fallar para evitar embarazos y que estarán más sanos y felices sin efectos adversos para la salud ni una transformación notable de su fisiología y psicología. Pero eso de que castrar sea "regalar salud" no suena tan convincente cuando se trata de humanos, curiosamente los castracionistas no se lo aplican a sí mismos.

La mayor parte de abandonos no son camadas de perritos como dan a entender, no son neonatos sino jóvenes de medio año y adultos: regalos de navidad que se abandonan en vacaciones estivales, adultos por no ser tan bonitos como antes o tras años con la familia se perciben como un estorbo por tener un hijo debido al gasto económico o temor de que lo ataque, abandonos por necesitar tratamiento médico caro o prolongado, pérdida de empleo o problemas de comportamiento. Castrar no es la solución al abandono, no impide crecer, no da ingresos, etc, los perros castrados también son abandonados. Transmitir que quienes castran no abandonan señalizando a quienes no falsea la problemática, tomar la parte minoritaria de la casuística para magnificarla sirviéndose de que los cachorros mueven más la emoción que los adultos es manipular.


El abandono tiene como causa esencial el crecimiento, no el nacimiento.


Perros, cerdos vietnamitas, cocodrilos, tortugas de florida, etc, se abandonan principalmente porque dejan de ser tiernas crías, una campaña castrativa de cerdos o cocodrilos no hubiera dado resultado ni resultará con perros por más medios que se pidan, e aquí el negocio, pedir para no solucionar. Las campañas que transmitían no tener un perro impulsivamente por ser un bonito cachorro o un animal por exótico y raro eran adecuadas al incidir en factores principales pero el discurso animalista perrogatista ha ahogado la cuestión con el grito de castrar estableciendo la no castración como indicador predictivo de cometer un delito. Angelizar a quienes castran como si no abandonaran sociopatizando a quienes no es un disparate, el animalismo es inservible para la sociología y la psicología criminal.

La premisa castrativa es si hay gónadas hay abandono, por tanto ningún perro debe tener gónadas, la consecuencia es la extinción, por ahí dicen que es "el mal menor". Para erradicar el maltrato y su variante abandono se ha de concretar la meta: extinguir a los perros o que sean bien atendidos. Si no castrar implica ser un irresponsable que no quiere a su perro y un elemento peligroso para la sociedad que fomenta abandono todo can debe ser castrado, extinguir es la meta. Los animalistas de refugios son veganos, quieren extinguir a los perros porque dependen del humano, consideran la domesticación un error que debe corregirse. Otro motivo es que los perros comen carne, su existencia va contra el objetivo vegano de eliminar las granjas porque en ética vegana comer pollo es como comer humano, para ellos es un serio dilema moral dar de comer carne a los perros cuya única solución es la extinción, tienen que promover castrar, no pueden permitirse la ínfima posibilidad de fallo que tiene una ligadura de trompas o una vasectomía. Gary Francione es un famoso pensador vegano cuyos libros sentaron las bases del activismo de muchas organizaciones animalistas, considera un deber moral extinguir a los animales domésticos para poner fin a su estatus de propiedad del humano considerándolo esclavitud.

También hay motivaciones no relacionadas con interpretaciones sobre la domesticación compartidas por animalistas y proteccionistas (éstos son omnívoros): desconfían de los adoptantes, consideran que lo más probable es que tengan camadas incidentales y no quieren arriesgarse a que les devuelvan el perro o perra a los pocos meses porque moleste el sangrado proestral (menstruación coloquialmente, pero como no es mensual sino semestral la palabra correcta es proestro) u otras cuestiones relacionadas con el celo, están convencidos de que al adoptante se le escapará el macho tras una hembra y lo atropellará un coche. Deberían seleccionar bien a los adoptantes en lugar de dar perros a quienes consideran incapaces de atenderlos pero les conviene para sacarlos rápido promoviendo adopciones impulsivas por pena. El discurso castrativo crea sensación de fácil y seguro haciendo la adopción más apetecible.

Una motivación esencial del castracionismo es que no se pueda tener descendencia planificada a fin de que se adopte más. Subyace una premisa moral que no debería ser impuesta, mientras hayan perros en centros no deberían nacer. Es como decir que mientras hayan niños pobres o en orfanatos nadie debería tener hijos, una injusticia genética, quienes son capaces de programar la reproducción no pueden tener hijos para cuidárselos a quienes procrean en malas condiciones, se premia una estrategia de parasitismo de cuidado parental. Supuestamente cuando no hayan perros en centros se podría criar otra vez pero la genética sería tan poco variada que sería imposible por la endogamia. Los perros bonitos y jóvenes salen antes, los últimos para procrear serían los menos estéticos, con más problemas genéticos y más mayores. Las leyes varían según lugar en el aspecto de si es obligatorio o no esterilizar perros y gatos para adoptar, por ejemplo en España no es obligado en todas las comunidades autónomas, hay peticiones animalistas para que sea obligatorio, suelen venir envueltas en peticiones de sacrificio cero mediante firmas o mociones en Ayuntamientos. Atacan por varios frentes, por una parte piden una ley estatal que imponga la esterilización obligatoria, hay que tener cuidado de no firmar estas peticiones enmascaradas en sacrificio cero y contra el abandono que la gente firma sin leer, y mientras no lo consiguen tratan de imponerla en localidades, provincias y autonomías hablando con grupos políticos y con peticiones de firmas. Que no se sacrifiquen animales en protectoras, no sólo perros y gatos como suelen pedir, es deseable, pedir la extinción de forma subliminal mezclando un objetivo con otro no, ambas cosas deben separarse limpiando las mociones de agregados extraños. En lugar de empaquetarlas con esterilización obligada acompañarlas de leyes más duras contra el abandono, la cría y venta descontrolada, más medios para investigar situaciones sospechosas y campañas de sensibilización.

En lugar de impedir la descendencia planificada se trata de cubrir las necesidades de los animales abandonados en centros, actuar sobre los factores de abandono y sus actores para aminorarlo. Las peticiones de esterilización obligatoria se centran en perros y gatos, nada de burros o caballos pese a que muchos son abandonados y recogidos. No es un problema menor pues cada equino consume muchísimo alimento siendo sacrificado si no encuentran adoptante pero como son herbívoros y técnicamente podrían sobrevivir en la naturaleza sin ser propiedad humana aunque sean domésticos no están en el blanco de extinción vegano, no se acusa a cada propietario de equino de ser un abandonador en potencia si no castra. Criminalizar a los propietarios de determinadas especies por no castrar es discriminatorio, no es admisible legislar en base a la discriminación.

Muchos adoptantes han castrado contra su voluntad, en el refugio les dijeron que era obligatorio por ley siendo falso, la ley dice esterilizar lo que admite también ligadura de trompas y vasectomía, en realidad esterilizar es un término más correcto para éstas. Hablando con el adoptante suelen utilizar esterilizar y castrar como sinónimo dando un mensaje manipulado, el contrato de adopción dice esterilizar pero el adoptante no sabe que no es necesariamente castrar. La tramitación de adopción de animales debe ser regulada estableciendo protocolos que garanticen los derechos del adoptante, si depende de entidades privadas queda a merced de graves desinformaciones e imposiciones por ideologías e intereses particularísimos que serían inadmisibles si habláramos de adopción de niños. Por otra parte el hecho de que entidades privadas reciban subvenciones pagadas con los impuestos de la ciudadanía a la que se engaña es abusivo. Además está la práctica frecuente de derivaciones a veterinarios concretos, no sería normal que una ONG que atendiera a niños sin hogar derivara clientes a un dentista como si tuvieran un acuerdo comercial. La manipulación no ocurre sólo en el discreto espacio de un refugio, se realiza sistemáticamente en cualquier contexto, la mayoría de animalistas cuando predican en medios sociales la esterilización están diciendo castración pues refieren las supuestas ventajas asociadas a la carencia de hormonas omitiendo los riesgos, es parte de la estrategia de desinformación para que el público general no sepa de otras opciones, si las conocen que las perciban como una rareza y en el escepcional caso de que el ciudadano lea la ley de adopción de su comunidad autónoma cuando vea la palabra esterilizar asuma erróneamente que es castrar y que legalmente no puede hacer otra cosa. La manipulación también se refleja en campañas de esterilización en las que el refugio hace rebaja de precio, lo habitual es que sólo ofrezcan castrar y si añaden el otro método suelen inflar el precio para desincentivarlo. En la tabla de precios la castración suele figurar con nombre de esterilización incluso en los raros casos en que ofrecen también vasectomía la cual figura con dicho nombre pese a que también es esterilizar, y no suelen dar opción a ligadura de trompas. Esto da idea de la incompetencia y deshonestidad del veterinario del refugio que no se atreve a hacer una ligadura de trompas por miedo a fallar y que haya embarazo pero sí hace una vasectomía.

Para evitar la castración en las comunidades autónomas en las que la adopción requiera esterilizar el adoptante que deba hacerlo por contrato porque el perro todavía no haya sido castrado dentro del refugio (suele ocurrir cuando es muy joven) debe proceder del modo siguiente: cuando en el refugio le mientan diciendo que castrar es obligatorio por ley o sean más sutiles usando esterilizar y castrar como sinónimo que no discuta, que no entre en detalles y pase a otra parte de la conversación pues si se pone a discutir descubriendo el engaño cabe la posibilidad de que no quieran formalizar el contrato con él. Cuando haya firmado y tenga el perro en casa que se vaya a otro veterinario que no sea el del refugio y practique ligadura o vasectomía. Legalmente habrá cumplido el contrato y el refugio no le podrá quitar el perro por incumplimiento. Sólo es necesario exponer su intención de practicar otro método si el contrato pone la palabra castrar en lugar de esterilizar, lo cual no es habitual, en la mayoría pone esterilizar. En tal caso decir amablemente que quiere que el contrato ponga la misma palabra que dice la ley negándose a firmarlo sin que parezca una pelea. En los refugios no suelen poder permitirse perder un adoptante, la saturación de plazas les hace tener urgencia por sacar un perro, si se dice con amabilidad lo normal será que cambien la palabra, pedir que el contrato se ajuste a la ley no es ningún exceso. Y recuérdese que no en todas las comunidades autónomas es obligatorio esterilizar y no hay por qué firmar un contrato con una cláusula que presupone al dueño un inútil, se puede pedir que se quite, si el centro no lo hace pierde un adoptante que se irá a otro.

Que existan o no existan perros no es bueno ni malo, el conflicto está entre quienes quieren que existan y quienes desde refugios, en lugar de decir claramente que los quieren extinguir por los donativos que perderían presionan a la gente a castrar mediante el engaño sobre la ley, la criminalización y la manipulación emocional de magnificar cuantitativamente los abandonos de neonatos. La solución al conflicto es que quienes reciben coacción moral no cedan por falta de asertividad. No se trata de que el fanático deje de serlo, puede decir palabras, la cuestión es que no hagan efecto en el destinatario. Mucha gente castra por presión social, no porque se consideren incapaces de evitar embarazos.

En las protectoras se suele interrumpir la gestación de las perras que llegan embarazadas pero en muchos refugios dejan nacer sistemáticamente a los cachorros por motivos ideológicos, por considerar que un embrión es lo mismo que un neonato o porque en base a ideología vegana y antiespecista de "igualdad animal" sería como obligar a abortar a una humana, después de parir la castran, se acabó la igualdad entrando en la falacia del "mal menor". Las perras medianas y grandes tienen entre 5 y 12 cachorros, como son pequeños son adoptados en pocos días, hogares que pierden otros perros. En los refugios suelen comprar pienso de baja calidad para ahorrar coste por lo que durante la gestación la madre no está bien alimentada y su desgaste físico es mayor, la nutrición deficiente en la etapa prenatal afectará al desarrollo neurológico y salud general de los futuros perritos. No hay control en la edad de separación de los cachorros de la madre sufriendo a menudo separaciones tempranas de gran impacto psicológico. Éticamente es muy cuestionable someter a una hembra a un embarazo en condiciones nutricionales insuficientes, más cuando la presencia de cachorros y la publicación de sus fotos incentiva los donativos. Es habitual derivar adoptantes a veterinarios colaboradores, cada cachorro nacido es un nuevo cliente creado con alta probabilidad de fidelización. Un refugio con este sistema es como un criadero haciendo gestar en condiciones deficientes generando beneficios pero sin el estigma social de criador. Por otra parte si bien es conocido que los animalistas dicen con naturalidad "tenemos una perra embarazada en el refugio" para dar pena cuando nacen los perritos y buscan adoptantes no siempre dicen que son de una perra que parió allí. En las fotos que cuelgan en las redes sociales de perritos recién nacidos dicen que los han encontrado, qué casualidad, encontraron una camada recién nacida, si llegan unas horas más tarde estarían muertos. No digo que no haya casos porque se dan y es una suerte encontrarlos a tiempo sino que no cuadran las perras embarazadas que tienen con los perritos en perfecto estado que supuestamente encuentran, a veces ponen su foto sobre una manta en el campo perfectamente ordenados en línea pidiendo adopción diciendo que los acaban de encontrar. Si dicen que los dejan nacer sistemáticamente sin distinguir en qué periodo de embarazo llegó la perra mucha gente les criticaría por no abortar. Criminalizan a quien planifica una camada puntual para tener descendiente o dos camadas en toda la vida de la perra para que una buena genética tenga extensión alimentando bien a la madre porque para ellos no existe la cría responsable, toda cría es irresponsable (menos cuando ellos dejan nacer) alegando que quita adoptantes a otros perros. S
iempre que hablan de tenencia responsable la asocian a castrar, nunca mencionan criar planificadamente, todo perro debe ser castrado hasta la extinción. Pero si ellos ponen decenas de perritos en el mundo gestados en malas condiciones y con problemas genéticos pudiendo evitarlo les parece muy bien porque se excusan en que ocurrido el accidente no se puede hacer otra cosa.
TGBOX

La distorsión de la casuística del abandono centrándola en neonatos oculta otra causa esencial del mismo.


Problemas de comportamiento que se agravan o aparecen por castrar.



- Incontinencia urinaria.


Un problema de higiene familiar ante el que a veces se reacciona abandonando, y hasta se pide la eutanasia, sobre todo si hay niños pequeños. Si hay quien castra por no atender el proestro de la perra que sólo dura 12-22 días al año es de imaginar lo que hará con incontinencia diaria. Quienes tienen perro por su apariencia de potencia física se avergüenzan de que siendo joven tenga un problema de perros viejos y abandona. El tratamiento consiste en inyectar hormonas dado que su falta se relaciona con el control de la vejiga. El dueño castra pagando por quitar hormonas porque le dicen que son malas y tiene que volver a pagar por inyectarlas o darlas en pastilla, negociazo, para eso las hubiera dejado donde estaban. En algunos casos las hormonas no funcionan y se usan otras sustancias como fenilpropanolamina la cual no está exenta de riesgos, se asocia a aumento de agresión y decaimiento. A veces no funciona ningún tratamiento o el que se usa pierde eficacia con el tiempo y el perro tiene que usar pañales de por vida y se le deberá aplicar crema anti irritante, situaciones ante las que alguna gente reacciona abandonando por el gasto o la incomodidad. La incontinencia se da en el 0,3% de las perras enteras y 20% en castradas (10% en las de menos de 10kg y 30% en las de más de 20kg), ocasionalmente sucede en machos. A menudo se riñe al perro como si se hubiera portado mal sufriendo por algo de lo que no es responsable.

Cuando el dueño acude al veterinario que recomendó mutilar diciendo lo maravilloso que es usualmente primero le cobrará un dineral por antibióticos que no hacen falta como si tuviera una infección de orina, para descartar dicen. Cuando el problema siga no dirá que la castración fue la causa y si lo dice le quitará importancia diciendo que es mala suerte, que a veces pasa, como si no hubiera actuado mal y contra el código deontológico no informando de los riesgos antes de operar ni mentido descaradamente diciendo que castrar son todo ventajas. Como cualquier otro profesional de la medicina tiene obligación de informar de los riesgos de una intervención. Mucha gente no está dispuesta a pagar un tratamiento de por vida para un perro y lo abandona en la perrera donde en pocos días será sacrificado, en su mente no es algo terrible, entienden que poner fin a lo que perciben como senilidad prematura no es malo. A veces no saben que causaron el problema castrando porque el veterinario no dice la verdad y elude su responsabilidad diciendo que puede ser congénito, piensan que el perro les salió mal por comprarlo en cualquier anuncio, comprarán otro.


- Agresividad.


En la mayoría de casos no se debe a características orgánicas sino ambientales de mala educación, no socialización y experiencias de maltrato. Castrar la mayoría de veces no resuelve el problema dado que la sexualidad no es el origen, muchas lo agrava y otras lo crea. El impulso sexual no hace de un perro un asesino de personas y otros perros, las taras neurológicas son muy escepcionales.

Castrar reduce la agresividad entre machos, de hembra a hembra la aumenta. Muchos perros se vuelven más ansiosos y muerden por inseguridad debido a que las hormonas sexuales regulan el cortisol, hormona del estrés, sin gónadas el cortisol fluye libre y el perro estresado ladra exageradamente y muerde por inseguridad. A algunas personas les mueve al abandono porque resulta incómodo el ladrido ansioso rematado de un eventual mordisco cuando antes no lo hacía y no se han modificado sus hábitos, no identifican la causa, no ven solución, lo ven peligroso para los niños y abandonan. Los perros que han vivido experiencias traumáticas tienen un nivel de ansiedad que les hace más susceptibles a desarrollar agresividad por estrés tras castrar, muchos perros de refugios han pasado experiencias muy negativas, castrarlos es una tremenda negligencia que crea perros con problemas o los agrava. En los refugios se excusan en evitar la reproducción pero hay vasectomía, ligadura de trompas e implante hormonal para machos que se puede retirar después, también pueden separar por grupos a las hembras de los machos o tenerlos juntos separando a las hembras en celo (no es difícil siendo poquísimos los días de celo anuales) siendo ambas soluciones más económicas al no requerir la petición de donativos para castrar, pero no quieren.

Muchos propietarios asumen erróneamente que los machos son peligrosos por naturaleza y que cada vez que vean a otro macho intentarán matarlo, nunca jugar con él, y que para que puedan socializar hay que castrarlos, la premisa falsa es "los machos son perros potencialmente peligrosos, hay que castrarlos para que puedan socializar". Absolutamente falso, necesitan manada en la que desarrollar su aspecto lúdico. Es uno de los argumentos para justificar haber mutilado al perro e incitar a otros a mutilar al suyo, quienes divulgan tal premisa desde la absoluta ignorancia y pereza mental de reflexionar que ni se han preguntado por qué hay tantos machos enteros que no son agresivos necesitan que otros mutilen para validarse a sí mismos igual que quienes se drogan la mayoría de veces necesitan enganchar a amigos. Atender tal recomendación absurda, a veces de un veterinario para conseguir una castración, hace al dueño actuar al contrario de como debiera, en lugar de socializar al perro lo aísla hasta la castración durante meses, si hay otro macho se pone nervioso y transmite su estado al perro deformando su carácter.


- Monta.


Se recomienda castrar para eliminar la monta, la cual no siempre es sexual, es parte del repertorio de comunicación de perros y perras aunque no haya celo incluso con congéneres del mismo sexo alternándose en efectuarla y aceptarla, aunque sean castrados siguen montando. Tras la castración algunos machos huelen a femenino y son seguidos e intentados montar por otros machos, un problema de socialización que no les hace más felices al contrario de lo que suele decirse de "castra a tu perro y será más feliz", no es lo mismo la monta socializadora que la sexual. Algunas hembras aumentan la monta tras castrar por la disminución de estrógeno y su efecto en la hipófisis, que un hembra castrada empiece a montar compulsivamente cuando antes lo hacía puntualmente es uno de los motivos de su abandono pues a muchos propietarios les avergüenza ese comportamiento del que además no les habían informado que podría producirse al castrar. Este problema de comportamiento no será informado al adoptante en el refugio, se lo encontrará cuando tenga a la perra en casa produciendo a menudo la devolución.

La monta es un problema de comportamiento si es compulsiva con objetos, animales y/o personas. Las causas son múltiples, a veces va ligado a un nivel de testosterona mayor de lo normal, suele pasar en perros monotesticulares criptorquidios unilaterales, tienen un testículo dentro del vientre que produce más testosterona de lo normal (frecuente en caniches, yorkshire, teckel, maltés, bóxer, pequinés y schanuzer). Para reducir el comportamiento se quita el testículo de dentro dejando el de fuera. El exceso hormonal también puede deberse a un tumor. Otra causa de la compulsión es la separación temprana de madre y hermanos por no hacer el proceso de impronta en la que los cachorros alternan la monta, parte del proceso de corrección consiste en dejar que la haga con otros perros conociendo su sociabilidad por si uno reacciona mal, los perros tienen sus preferencias y no permiten esa actividad con cualquier congénere. La monta compulsiva a veces es una manifestación de ansiedad y estrés por falta de actividad y socialización o por sobreactivación ante un elemento ambiental, como la presencia de personas nuevas. Cuando monte a una persona debe cortarse firmemente desde el principio, no reírlo y castrarlo después. Cortar una conducta no es gritar ni reñir, el perro se asusta y manifiesta más el estrés, es darle firmemente el no o la orden que se le haya enseñado.

Se castra para "prevenir problemas de comportamiento", ni siquiera han aparecido, se pretende sustituir la educación. Un problema son los ladridos excesivos, los perros ladran mucho si se estresan por falta de actividad, se castran para no atenderlos. Se considera un problema el solo hecho de que el perro demande atención y ejercicio y se castra esperando que se vuelva más tranquilo cosa que además no siempre sucede porque si se tiene a un animal sin actividad es biológico buscarla con desesperación y puede incluso desarrollar compulsiones (también llamadas estereotipias), monta compulsiva, perseguir bichos imaginarios, morderse hasta hacerse daño, etc.




Prevenir embarazo y control poblacional como pilar castrativo de la falsa tenencia responsable. 


Se promueve castrar alegando evitar que haya perras abandonadas por estar embarazadas, pero quien tiene tal falta de ética y afecto la abandonará igualmente cuando tenga otras incomodidades como problemas de comportamiento o salud causados por castrar. Difícilmente una persona así cubrirá las necesidades emocionales y de actividad de la perra. Quizá sería mejor que no tenga animales caninos o de ninguna especie, y si hay alguna posibilidad de educar a ese tipo de persona no es promoviendo la idea de que los animales son objetos a los que mutilas por propia comodidad y que su cuerpo y mente no repercutirá ningún efecto negativo por destrozar su sistema hormonal. Animalistas se extrañan de que se corten orejas y rabos por estética creyendo que el perro no siente el cambio ni le afecta a su sociabilidad cuando lo que promueven no es tan diferente.

El dogma castrativo sostiene que no es posible evitar embarazos supervisando porque fallará y por tanto castrar es "necesario para controlar la población". No tiene sentido pues cuando se saca al can se le tiene mayormente dentro del campo visual controlando sus actividades, quien afirme que no es posible no debería tener perro. El castracionismo moral sostiene que vigilar es ineficaz debiendo optar por lo infalible, pero por infalibilidad habría que promover la bandeja de arena en casa para evitar problemas de higiene en la vía pública o cualquier otro incidente.

Por lógica de mientras hayan gónadas hay abandono, no debe haber gónadas, se tendría que aplicar mientras hayan perros en la vía pública hay regalos caninos, no debe haber perros en la calle.

El castracionismo apela a la gravedad del maltrato y su variante abandono para justificar la solución drástica contra el perro y cómoda para el propietario. También es grave que hayan regalos perrunos en pasos peatonales y zonas de juego infantil, ambas soluciones drásticas tendrían que ser moral o legalmente obligatorias. Se alude a muertes por abandono para castrar, también puede aludirse a muertes para exigir la bandeja en casa porque los regalos perrunos son motivación de gente que pone veneno para que un perro lo coma. Criminalizar de irresponsable a todo el que no castra suponiendo que abandonará es absurdo como afirmar que todo el que tenga perro dejará regalos, curiosamente quienes acusan de lo primero se quejan de que les acusen de lo segundo. Hacen a otros lo que no quieren que les hagan, lamentan ser criminalizados de antihigiénicos y sentirse perseguidos por el sólo hecho de tener perro mientras criminalizan por no castrar y persiguen promoviendo leyes y engaños crueles contra el cuerpo del animal.

Si se acepta la premisa de que supervisar no es válido para evitar el apareamiento la supervisión no es válida para controlar ninguna de las actividades del perro, todas se controlan a la vez. Siempre se puede decir que el dueño se distraerá, si no se puede controlar la actividad de un animal lo único responsable es no tenerlo. No tiene sentido que un dueño castrativo demande la admisión de perros en playas apelando a la responsabilidad de la supervisión cuando a la vez está diciendo que supervisar es una irresponsabilidad porque seguro que falla, por su lógica lo más seguro y único método infalible es que deje al perro en casa y esté prohibido llevarlo a la playa.

Por la premisa de la seguridad máxima todo perro debería llevar puesto un emisor por si se pierde para localizarlo por radar, sería una obligación moral y quien no lo ponga no quiere a su perro porque supervisar seguro, seguro que fallará dice el castracionismo. Quien se niegue por las dudas del efecto en la salud que pudieran tener las radiaciones de un aparato que emite señal a kilómetros o simplemente por lo incomodísimo debe ser dogmatizado con que los beneficios superan los riesgos. Si no cede, criminalizarle de insensible con el maltrato que fomenta robos de perros para que mueran en peleas. Quizá castracionistas animalistas y veterinarios predicaran con aire pretendidamente científico diciendo mirad al lince ibérico lo feliz que es con ese aparato enorme incómodo en el cuello que no le deja moverse discretamente para cazar, tú también serás más feliz por su seguridad. ¿Quieres tranquilidad, quieres ser responsable?, sólo hay una forma, collar emisor de acero grueso para que si te roban al perro lo puedas localizar, sólo pueden cortarlo con sierra mecánica o soplete. Las estadísticas indican que los perros perdidos son localizados con este sistema más veces que los que no, así que obligatorio por ley y en contrato de adopción.

Usar un método de apoyo es distinto a establecerlo como necesario, responsabilidad, obligación moral o legal. Si se desea apoyo hay ligadura de trompas, vasectomía, DIU canino e implante. Afirmar la castración como necesaria catalogando la vigilancia de irresponsabilidad por falible e insensibilidad hacia el maltrato es rechazar la obligación de supervisar declarando la propia invalidez para hacerse cargo de un animal, no sólo perros, todo animal requiere vigilancia.

Hay que vigilar que no hurten o roben al perro en un descuido. Llamar irresponsable a quien supervisa para evitar la concepción equivale a declararse incapaz de supervisar que no haya sustracción. En caso de embarazo accidental porque se den circunstancias escepcionales hay remedio anticonceptivo o abortivo pero un robo pocas veces tiene remedio.

Se debe vigilar que no coma veneno puesto maliciosamente en la vía pública. Una perra sólo tiene dos celos al año, supervisarla unos pocos días no es esfuerzo, evitar que el perro coma veneno hay que hacerlo todos los días. Quien dice que la castración es necesaria declara necesario abstenerse de tener perro por el bien del mismo de no morir envenenado, los animalistas de refugios que afirman la necesidad castrativa reconocen implícitamente estar entregando perros a potenciales fallidos de evitar envenenamientos, ídem con evitar el contacto con la venenosísima oruga procesionaria.

Se debe atender al perro cuando convalezca por una enfermedad. Decir que no se puede tener un perro entero por la molestia de supervisarlo los cortos ratos que sale a la calle afirmando que la vigilancia seguro, segurísimo que fallará, equivale a decir que no se puede tener un perro enfermo porque requiere atención (durante mucho más tiempo al día de lo que es un paseo por la calle) y que la vigilancia seguro, segurísmo que fallará, es decir se olvidará dar tratamientos porque se estará distraído y se le matará.

Hay que vigilar que no corra tras un gato y lo mate si no se le ha educado para respetarlos o es un perro adoptado que tenga una tendencia a la caza incluso mayor de la que de por sí es biológica como sucede con perros abandonados que antes fueron usados para caza y requieren vigilancia mayor. Quien dice que castrar al macho es la única forma de evitar que corra tras una hembra alegando que el impulso biológico es imparable y que tira mucho de la correa siéndole muy molesto es incapaz de evitar que mate a un gato, no debería tener perro, es una irresponsabilidad tener un animal que no se puede controlar. Corriendo tras una presa puede ponerse delante de un vehículo provocando un accidente o alguien puede ir con un gato en los brazos que acabe de recoger en la calle y el perro tirársele encima. El portador puede ser un niño y el perro tirarlo con mal golpe en la cabeza o el gato aterrorizado agarrarse a la cara del niño con las uñas como si fuera un árbol al ver avanzar al can, caso real, la dueña del perro no hizo nada (procuró pasar desapercibida probablemente para evitar una denuncia), como dice el castracionismo que se quedará todo propietario ante una monta, inoperante y permisivo, obviamente hay que ser idiota. Promover que tengan perros personas idiotas que consideran normal afirmar no poder controlar sus actividades estableciendo que por castrarlos son responsables perjudica a la sociedad. No se trata de que los perros estén castrados sino de que sólo puedan tenerlos personas capacitadas, para ello se debe eliminar la posibilidad de aparente elusión de responsabilidades que es la castración de animales sanos ilegalizándolo. Pregonar como necesario castrar afirmando que seguro que el dueño estará distraído durante la cópula equivale a decir que mientras el perro mata un gato o un niño el dueño estará en otra cosa, desde la perspectiva castracionista la tenencia responsable sería extirparle los colmillos.

Es un falso mito que el macho no obedece si hay una hembra en celo. Un perro educado permanece con el dueño si le da la orden aunque haya una hembra en celo de la misma manera que no coge un filete de la mesa aunque le tiente el olor ni pide comida, e igual que un lobo no alfa se contiene ante la loba en celo. Si no está educado hará lo que quiera e ignorará al dueño, no hay que confundir perros no educados con todos los perros asumiendo que todos están en descontrol. Se dice que hay que castrar a los machos para que no sufran oliendo a la hembra, por la misma lógica no se debería comer delante para que no sufran oliendo la carne ni deberían habitar núcleos urbanos porque con su finísimo olfato a gran distancia siempre olerán la carne del guiso de un vecino y sufrirán teniendo que conformarse con comer pienso que la mayoría de veces es casi todo cereales. Quienes castran aludiendo al olor de la hembra no piensan lo que es para un carnívoro estar oliendo carne todos los días de su vida y no probarla casi nunca, a una hembra en celo no la huelen a diario. Quien castra por ese motivo está pensando en su propia frustración, no en el perro.

El castracionismo como conjunto de ideas y medalla a colgar de responsabilidad da una falsa sensación de seguridad que promueve la desatención al parecer que se hubieran disminuido mucho las posibilidades de desaparición, en esa tranquilidad hurtan al perro, se extravía persiguiendo un gato o una rata sin que el dueño se percate o siguiendo a un congénere para socializar, se habla y mira el móvil creyendo que por castrado todo estaba bajo control. Esto no es necesariamente irresponsabilidad, hay mucho mal asesoramiento, si a alguien le venden falsa seguridad es normal que se relaje, una persona se siente muy mal después de una desaparición y no se la debe machacar sino animarla a aprender sobre etología y adiestramiento canino. Es muy distinto hacer una vasectomía sabiendo que es sólo un apoyo y que la obligación de supervisar no cambia sustancialmente que adoptar la moral castracionista en la que se es responsable por mutilar y los demás negligentes, centralizar las escapadas en el celo es un error de base. Cerrar la puerta de casa para que no salga al oler una hembra es la misma obligación que se tiene con un niño de cerrar puertas, asegurar ventanas, evitar productos venenosos a su alcance, etc, no se puede eludir mutilando al niño ni atándolo a una silla, castrar animales sanos debe ser prohibido para que negligentes no puedan tener perro calculando muy por debajo sus obligaciones de supervisión.

Se castra por proyectar la necesidad sexual del dueño o dueña al perro o perra creyendo ser la misma. La sexualidad no tiene la misma función en humanos y cánidos, en humanos tiene añadido el refuerzo de vínculos emocionales que los cánidos establecen principalmente con cooperación y juego. Un cánido macho no es un varón humano, se aparea pocos días al año, los que dura el celo de la hembra. Suponer que porque el dueño sufre por algo el perro también es como obligarle a comer pienso vegano porque el dueño lo es. Con la anticoncepción disponible pueden tener sexualidad sin camadas, no permitirla es comodidad. Un evento esporádico cubre sus necesidades, se deniega afirmando que si se le da una experiencia necesitará repetirla con la misma frecuencia que el dueño calcule para sí mismo, es como trasladar el patrón del dueño a un cuervo o una rana. Como ejemplo de hasta qué punto puede diferir la necesidad sexual de un cánido y un humano véase a los lobos, sólo se aparea la pareja alfa, si sufrieran tanto la mayoría se iría de la manada para conformar la suya, en lugar de ello la tendencia mayoritaria es permanecer, les compensa.

Carecer de hormonas es malo para la salud de todos los animales, no tiene sentido afirmar que sólo es malo para humanos y bueno para otras especies. Se dice que los perros castrados están más sanos porque previene enfermedades, castrar no previene enfermedades, cambia la posibilidad de unas por otras. Se previene principalmente piómetra, cáncer de testículo, útero y mama aumentando cáncer de hueso (osteosarcoma), corazón y próstata (se miente diciendo que castrar previene tumores de próstata, falso, previene problemas no cancerosos aumentando los cancerosos), linfoma, hipotiroidismo, problemas ortopédicos (displasia de cadera, pérdida de masa ósea en la columna y rotura de ligamento craneal), reacciones adversas a las vacunas, disfunción cognitiva (demencia senil), etc. Se recomienda castrar antes del primer celo para prevenir tumores de mama sin informar de que interrumpe el desarrollo cerebral quedando en estadio infantil, como si se castrara a una niña de 10 u 11 años, perjudica la socialización porque el supuesto adulto con cerebro de niño no interacciona bien con adultos. La disfunción cognitiva afecta al 24,5 % de perros a partir de los 8 años con mayor incidencia en castrados que en enteros, 38,6% y 20,4% respectivamente, afectando en castrados al 51,6% de hembras y 7,6% de machos.

Greca Many GEOsLa castración es el negocio de veterinarios sin escrúpulos promoviendo enfermedades que supongan gasto durante muchos años como hipotiroidismo e incontinencia urinaria requiriendo pienso especial, medicación, pañales, crema; la demencia senil recibe tratamiento farmacológico para amortiguar algunos efectos debiendo realizar analíticas periódicas siendo un gasto permanente. Tratar cáncer es más caro que tratar piómetra, se magnifica el riesgo de ésta para castrar promoviendo la posibilidad de varios cánceres y otras enfermedades. La piómetra es una infección y como tal tiene sintomatología (fiebre, decaimiento, orinar en exceso como intento del cuerpo de depurar la sangre, vómitos, secreción de pus, etc) que permite detectarla a tiempo, no debería normalizarse que un perro muera de una infección igual que no lo es que lo haga un niño pretendiendo que castrar es necesario para evitar la muerte como si una infección no pudiera detectarse a tiempo. El 23% de las perras enteras tienen piómetra antes de los 10 años y el 2% después, sólo muere el 4% (1% de la población total de perras enteras) porque la mayoría de veces se reacciona a tiempo, y a medida que se aprenda detección precoz será aun más escepcional morir de ella, pero la mayoría de veterinarios no informa de los síntomas ante los cuales se debe ir a la consulta pudiendo solucionarla con antibióticos sin operar como cualquier otra infección, en lugar de ello dicen que castren preventivamente. Por la misma lógica como las infecciones de oído pueden ser mortales en lugar de tratarlas habría que recortar las orejas de los perros más propensos por su longitud, pero es que tener un perro de orejas largas supone asumir la posibilidad de infección y tener que reaccionar antes de que llegue al cerebro, si no se asume se debe tener un perro de orejas cortas naturales. Alegar para justificar la mutilación que el dueño se angustia por la posibilidad de aparecer la infección o la posibilidad de muerte no es "regalar salud al perro" sino comodidad al propietario. Del mismo modo si no se quieren las posibilidades que implica tener una hembra en lugar de masculinizarla se debería directamente tener un macho. El origen de la piómetra es hormonal, la infección es la consecuencia última, mutilar para no ver la consecuencia de algo que no está bien en lugar de buscar la causa para corregirla no tiene sentido, los castracionistas no quieren saber por qué más del 77% de perras no tienen piómetra porque les quitaría una excusa, quieren pensar que la suya será de la minoría que la tiene y que además morirá. La dieta y el ejercicio influyen en las hormonas, la mayoría de piensos tienen muchos aditivos y son nutricionalmente deficientes, la composición suele ser cereales en más del 80% y la carne escasa, es comprensible que un cánido enferme comiendo así.

Hay otro motivo veterinario para castrar: incompetencia. Una ligadura de trompas requiere habilidad de técnica para realizarla, si no se ejecuta bien hay embarazo. El veterinario competente ofrece la (verdadera) esterilización, el incompetente vende sistemáticamente castrar porque no se atreve a esterilizar, basta que una de 500 operaciones la haga mal para que haya un embarazo y es de imaginar que el dueño contaría a sus conocidos que a su perra la operaron mal y el veterinario perdería clientes. Un veterinario incompetente puede aumentar mucho su clientela colaborando con un refugio pues éste a cambio le deriva clientes diciéndoles que castren sin pedir otras opciones.

TGBOXAnimalistas vinculados a refugios piden la castración obligatoria por ley de todos los perros salvo los de criadores profesionales, se deduce esta exención de que saben que en el parlamento nunca sería aprobada la castración del 100%. Poner el patrimonio genético de una especie (subespecie en el caso del perro) en manos únicas de quienes la reproducen con ánimo de lucro no redunda en su bienestar, al contrario, es un atentado contra los derechos de los ciudadanos y el bienestar animal, está sobradamente constatado que se seleccionan rasgos perjudiciales para la salud con la única finalidad de atractivo comercial y no hay ningún motivo para que la genética esté en manos exclusivas de quienes tienen finalidades comerciales. También lleva a extinguir pues la endogamia acabaría con la población pero hasta ese momento el valor de cada perro aumentaría enormemente conforme su número desciende, se puede imaginar las cifras que estarían dispuestas a pagar muchas personas por adoptar un perro, animal que sería muy escaso, porque los precios de los criadores serían aun más desorbitados. Ante la creciente endogamia y la obligación legal de castrar aumentaría de modo espeluznante el número de criadores viendo el nicho de mercado y lo valiosísimo de cada ejemplar que aporte renovación de sangre, y muy probablemente provocaría sustracciones de lobos de su medio y su tráfico para cruzarlos. Curiosamente quienes dicen proteger a los animales piden crear las condiciones de un tremendo negocio en el que ellos tendrían muchos ejemplares en los refugios, un criador pagaría muchísimo por adoptar uno que le sirva para renovar la genética y la exención legal a los criadores le permitiría no esterilizarlo.

El propietario no criador profesional debe conservar el derecho a tener descendencia, obligarle a adoptar o comprar otro perro es legislar para el lucro, no para el bien de los animales. Es mejor tener una camada de un perro querido por tener un descendiente que muchas camadas con la única finalidad de venta, la relación con el animal se degrada cuando es visto principalmente como un medio de obtener ingresos sometiendo a las hembras a un altísimo desgaste biológico, más para las razas con problemas de parto que necesitan cesárea, además de sufrir muchas veces la separación de crías muy jóvenes con las que tienen un vínculo muy fuerte. Esto no significa que necesariamente quienes acuerdan una camada para tener descendencia deban regalar los cachorros, la comida de perro no es gratis y un perro no tiene por qué serlo, pero no es lo mismo una venta puntual que vivir de la cría. Si no se limita el número de camadas las perras de muchos criadores seguirán siendo maltratadas. Impedir la cría puntual de particulares realizada con la finalidad de tener un descendiente de un perro al que se aprecia psicológica y físicamente además de perder para siempre su patrimonio genético aumentaría la cría masiva de quienes hacen de ello su modo de vida y el tráfico de cachorros de granjas de otros países donde crían en pequeñas jaulas. Es difícil creer que quienes piden la castración obligatoria conociendo la problemática no se den cuenta de que no sólo no solucionan el problema porque apuntan a la parte menor sino que aumentaría el maltrato de las reproductoras y el tráfico de cachorros. No es cierta la premisa de que si no se puede criar necesariamente se va a adoptar, quien quiere un perro de determinadas características y que sea cachorro para educarlo y verlo crecer no va a adoptar un adulto con traumas y problemas causados por la castración en un refugio, va a adquirir un cachorro de otro país si es necesario. Desde refugios dicen adopta un mestizo y si no lo haces porque quieres un perro de raza eres mala persona a la vez que dicen adopta un galgo, argumento desternillante por absurdo porque los galgos son una raza, típico racismo animalista. Quien quiera un perro mediano o pequeño mestizo o de raza no va a adoptar un galgo. Quien quiere un perro de tipología similar a un lobo como el pastor alemán, husky siberiano o cualquiera de los muchos cruces de bonitos colores fuera de patrones de raza no va a adoptar un galgo, un perro pequeño ni un pitbull abandonado por el nacimiento de un niño porque lo que quiere es la experiencia del lobo y no tiene nada que ver. Del mismo modo que no todos los niños son adoptados no todos los perros lo son, se deben preveer medios para darles un buena vida dejando de esgrimir las pequeñas jaulas como chantaje emocional para la adopción, mucha gente estaría dispuesta a que se diera terreno público con campo, a los perros les gusta el campo, cosa que muchos animalistas olvidan cuando pretenden que todos tienen que ser adoptados suponiendo que una familia humana es necesariamente mejor que una familia de perros. Por otra parte pretender la adopción de perros castrados es un factor que la desincentiva porque a muchísima gente le resulta parecido a llevarse un perro lisiado, encima diciéndole que está más sano, equivalente a llamarle tonto pretendiendo que le siga la corriente como si se lo creyera, poca gente va a un refugio a exponerse a ese insulto a la inteligencia. Sin dogma castrativo más gente se animaría a adoptar.

Obligar a castrar por ley o a esterilizar es un atentado contra la potestad decisoria del dueño haciéndole realizar una intervención quirúrgica con el riesgo que siempre supone, más en las castraciones extremadamente baratas donde el ahorro se hace a costa de usar poca esterilización de la sala y herramientas, mala anestesia y analgesia y malos materiales de sutura que tienden más a infectar. Si los animalistas consideran que todo dueño es incapaz de supervisar un perro que pidan ilegalizar su tenencia directamente y no hagan un juego lucrativo de cría y adopciones. La cría como profesión desgasta a la perra llegando a dos camadas anuales, una anual ya produce tal desgaste que en cinco años la "retiran" dándola en adopción o vendiéndola a precio menor, no se tiene afecto por ella. Pueden verse anuncios de venta con un reclamo de "campeona retirada", perras que han ganado concursos y tras reventarlas a cría intensiva son vendidas a precio menor.

La cría de perros mastines es esencial para la ganadería por el papel de guarda de ganado repeliendo ataques de lobo, son la clave de la convivencia entre ganaderos y lobos para minimizar los daños, pretender obligar por ley a castrar o esgrimiendo un discurso moral criminalizador de quien no castra es un ataque a la ganadería, ¿a quién le interesa que no exista?, al veganismo. Un ganadero que tiene buenos mastines lógicamente quiere descendencia para que no se pierdan las cualidades de sus perros, no va a ir a un refugio a adoptar para sustituirlos, no vale cualquiera. Que unos pocos criadores acapararan la genética de perros ganaderos sería desastroso por la endogamia, además el mastín de concurso de belleza no tiene nada que ver con la aptitud psíquica para proteger al ganado. Quienes dicen que castrar es una obligación moral porque lo han escuchado a animalistas o a veterinarios sin ética y a la vez quieren tomar leche y queso de vaca y cabra que come pasto deberían reflexionar si les gustaría que los ganaderos tengan que extinguir a los mastines y otros perros de pastoreo para que un animalista con supuestos poderes videntes no les acuse de que abandonarán una camada. Los mastines han protagonizado encuentros peligrosos con senderistas, motivo adicional por el que los animalistas los quieren extinguir alegando su incomodidad para actividades lúdicas en el campo. En el anterior siglo se hicieron cruces con perros muy agresivos de otras razas (no porque la raza en sí otorgue agresividad sino porque hay factores que junto al ambiente la favorecen y porque hay ejemplares que muy escepcionalmente nacen con tendencia) creyendo que les haría mejores peleando con lobos, se ha comprobado que no, el perro agresivo no se queda junto al ganado protegiéndolo sino que va detrás de lo que se acerque, se obceca en perseguir lobos en huida hasta matar o ser matado dejando solo al ganado mientras otros lo atacan. El mastín español no tiene un exceso de agresividad sino que actúa con inteligencia y nobleza de quedarse junto al ganado repeliendo, muchos ganaderos se han percatado y lo están recuperando.

Atacar a la generalidad de propietarios por una minoría que abandona neonatos ignorando los abandonos de adultos no tiene sentido ni eficacia, intentar convencer a alguien de que va a cometer un delito y de que es necesario que castre para evitarlo es insultarle, es más lógico informar a la ciudadanía sobre la ley para que denuncie los casos de cría y venta ilegal que detecte. Es necesario mejorar la ley restringiendo el acceso a un perro, no todo el mundo está capacitado para tenerlo, debería exigirse un curso de adiestramiento y etología canina como se hace en Alemania. Como los perros están educados pueden entrar en cafeterías, estar en playas, etc, una ley exigente con el propietario filtra a las personas con menos habilidades cognitivas y de menor empatía evitando la mayor parte del abandono y otros tipos de maltrato como tenerlos siempre solos o atados. Deberían exigirse requisitos para otros animales como caballos, los equinos son muy maltratados, las condiciones de abandono llegan a matarlos de hambre pero a nadie se le ocurre decir que la solución para salvar vidas es castrarlos, morirían igual. Una ley que obligue a castrar para dar aparente responsabilidad a negligentes y maltratadores es contraria al bienestar animal.

La ley alemana reconoce la castración como amputación y realizarla gratuitamente es delito (en animales de compañía, con los de consumo alimentario es permisiva), sólo permite realizarla en situaciones donde no haya alternativa como que una enfermedad invada el órgano, el veterinario debe justificar que no la hay, si castra habiendo opciones es delito. No se puede castrar por capricho de que una hembra no tenga sangrado estral (si no se quiere esa incomodidad se debe tener un macho en lugar de mutilar una hembra), de no educar a un macho para que no tire de la cadena o prevenir tumores de mama aumentando la posibilidad de tumores de hueso, corazón, linfoma, etc, e impidiendo madurar al cerebro en lugar de dar dieta sana y ejercicio. Que al dueño o dueña le preocupen más los tumores de mama que otros problemas no es una necesidad, es un capricho, más cuando un tumor de mama tiene más posibilidades de supervivencia que el tumor de hueso del que raramente un perro sobrevive, entre otros motivos porque el tumor de mama se ve por fuera permitiendo una intervención precoz y el tumor de hueso va por dentro y no se ve hasta que es muy tarde. El propietario que quiere evitar el tumor de mama promoviendo otros problemas es porque al estar por fuera lo ve, y como lo ve se preocupa, lo que va por dentro aunque sea más peligroso lo percibe como menos importante.

Si el modelo exigente con el propietario funciona, ¿por qué los supuestos defensores de los animales castracionistas no promueven algo similar?. Porque la castración tiene muchos intereses y después de promover el maltrato de la castración innecesaria por egoísmo durante años dejando secuelas en el comportamiento y empeorando la calidad de vida con problemas de huesos, etc, no van a reconocer que están pregonando una solución falsa pero muy lucrativa, y porque probablemente les lloverían denuncias pidiendo indemnizaciones.



Sanborn, LJ (2007). Long-Term Health Risks and Benefits Associated With Spay/Neuter in Dogs.

Egenvall, A, et al. Breed risk of pyometra in insured dogs in Sweden.

Azkona G, García-Belenguer S, Chacón G, Rosado B, León M, Palacio J. (2009). Prevalencia del Síndrome de Disfunción Cognitiva en el perro. Resultados preliminares.


25 comentarios:
  1. Que bien dice las cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, te pido por favor que escribas otra vez con un alias. No se si habrás visto el mensaje en la caja de comentarios pidiendo escribir con alias porque los comentarios anónimos dan algunos problemas por los que los tengo que borrar.

      Eliminar
    2. Hola, he puesto un mensaje en la caja de comentarios pidiendo cuidar la ortografía, no sé si quizá no se ve desde el móvil. Los aportes enriquecen y si están bien escritos es mucho más agradable leer.

      Eliminar
  2. bailando con perros1/10/16 9:05

    De lo mejor, mas completo, ético y racional que he leído sobre la castración, siempre he tenido criticas por no castrar, tengo seis perros, tres machos y tres hembras enteras, raza golden, raza con mucha tendencia a la displasia por cierto, cuyos estudios con 750 golden avalan que castrar duplica la posibilidad aunque sea hereditaria de desarrollar displasia, en tre saños llevando cuidado no he tenido ninguna camada, si tuve una hace mas de tres alos, cuando solo tenía dos perros, porque fue deseada, programada, y echa con total mimo, atención y cuidado, de hecho sigo viendo a los perros entregados a dueños de plena confianza, y si cobre dinero, pero para cubrir gastos, económicamente al menos para mi de la manera que lo hice no fue rentable, al revés. Siempre lo he dicho, si cortar un rabo o recortar una oreja, es una aberración y una mutilación castrar a un perro tb lo es, la mayoría de los dueños veo claro castran por comodidad, y la mayoría de los veterinarios recomiendan castrar por lucro, pudiendo ligar trompas o hacer una vasectomía por ejemplo. Lo que no sabia es que en Alemania estuviera prohibido castrar por sistema, ole , ole y ole, es el fituro, cuando veams que atrocidades cometemos con tanta castración, que no son la solución a ningún problema, sino un castigo al perro, por los errores cometidos los humanos. Una injusticia animal o perruna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, tu perspectiva como dueño de machos y hembras es especialmente interesante porque mucha gente se excusa en tener ambos para castrar, espero que mucha gente te lea. Quería pedirte que por favor copiaras y pegaras tu comentario corrigiendo las abreviaturas como "tb" y alguna que otra errata, supongo que has escrito desde móvil. Así dejamos el nuevo corregido y quitamos éste.

      Eliminar
  3. Me ha encantado tu post. A ver si sigues escribiendo, que eres la primera que sigo en blogger! :)
    Mi perro, al que encontré en una perrera, le quería castrar el veterinario del centro de donde le recogimos. Su excusa era que el perro no tenía raza, y puesto que no íbamos a vender sus crías, ¿para qué quería los testículos? Cuando me negué, me puso de irresponsable para arriba, porque iba a tener más como él "chucho", que aún no sé por qué motivo yo, supuestamente, iba a abandonar. Tuve que montar un lío para llevármelo sin tocar. Cuando le llevé a mi veterinario y le pregunté, me dijo que los testículo estaban ahí por algo, y que quitarlos sin haber ninguna enfermedad (él mencionó el cáncer de testículo) era una aberración.

    Es terrible que quitar las gónadas porque sí sea ahora uno de los estandartes de algunos supuestos defensores de los animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Castrar demuestra la insensibilidad humana y desnaturalización que traerá consecuencias irreversibles en la diversidad cada vez menor, comparable al monocultivo con semillas infértiles. Es mucho mas digno el nacimiento de cachorros en casa que "criaderos factoría"
      Hagamos crecer esta corriente anti castración!!!

      Eliminar
  4. Completamente de acuerdo con todo; Se murieron mis perritas, y cuando lo he empezado a superar, me he puesto a mirar perritos en las protectoras, precisamente a mi me gustan mas los mestizos y preferiría un perro adulto que cachorro, y me encuentro con la sorpresa del fanatismo incomprensible de la castración, por animalistas??, brutal; no puedo creerme que ninguno de ellos se halla leído ni un solo estudio científico sobre el tema; así que lo único que cuadra es que quieran extinguirlos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la información , tengo una cachorrita de la que me recomiendan que cuando tenga 6 meses la castre por el tema de que tengo ya un macho y las enfermedades y embarazos sicologicos , pero yo no quiero hacer una operación innecesaria y tan pequeñita

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo. A mi siempre me ha horrorizado eso de castrar por sistema y veo lógico que sea por el extremismo vegano. Tengo una perrita de 9 años sin castrar, no ha tenido ningún problema de nada, ni embarazos sicológicos. Tampoco ha estado nunca embarazada y no parece que quiera que la monten. Cuando tiene el celo tengo que limpiar la casa todo el rato y tener mucho cuidado con los machos cuando salimos a la calle, así que considero mucha más responsabilidad el sobrellevar los inconvenientes del celo, que tomar la vía fácil de castrarla y evitar poblemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/1/17 21:08

      estoy de acuerdo, si la perra no tiene problemas como embarazos psicológicos, adelante...

      Eliminar
    2. cuando hablas de evitar problemas supongo que te refieres a proporcionarle mejor calidad de vida y una vida más longeva ¿no?. Las perreras están llenas pero llenas de verdad de animales abandonados, cada poco tiempo encuentran camadas de perros recién nacidos muertos o abandonados. No su por qué tenéis ese horror" a esterilizar o castrar a un animal, además existen varias opciones, una sería digamos el vaciado, es la más extrema, también perfectamente válida, si no , se le puede realizar "ligadura de trompas" ,una pequeña intervención,pareceda a la que se hacen los humanos que no quieren descendencia, se trata de algo tan simple como eso. Quizás el extremismo antiabortista, eso de querer decidir por los demás, te haga pensar de esa manera.

      Eliminar
  7. Anónimo4/1/17 21:07

    No he leído entera tu entrada, espero leerla con más detenimiento, pero te adelanto... que el tema de la castración... cada día lo veo más contradictorio... muchas hembras castradas sufren de incontinencia, haciendoles así estar de por vida con pastillas de hormonas, esas hormonas que el veterinario decía que eran malignas para la hembra... vaya vaya...

    ResponderEliminar
  8. Hola, me gustaria saber mas sobre esa ley y si es verdad, ya que se supone que Alemania es el paraiso de los perros por que estan todos castrados y tienen un control, necesitaria saberlo por una cuestion importante gracias!

    ResponderEliminar
  9. Holanda puede ser?
    http://www.gamba.cl/2017/01/como-hizo-holanda-para-ser-el-primer-pais-sin-perros-callejeros/

    ResponderEliminar
  10. VAYA, no le doy la razón en nada de lo que comenta en cuanto a la castración, no se en que conocimientos científicos, veterinarios o lo que sea se basa, pero los profesionales no opinan nada de lo que ud cuenta. Cuando un particular tiene una perra, y esta queda preñada por accidente, ¿Qué coño se cree que hará con la camada? Venderla, no lo creo, sobre todo si no son de raza, entregarlos en una protectora (sería lo mejor que podrían hacer una vez no puestos los medios para que no suceda, además seguro que no lo hacen) la última opción sería asesinarlos como es tradición en este país o abandonarlos, y no son casos aislados, Infórmese mejor, y no trate de confundir al personal ¿no será ud por casualidad un antiabortista??.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cristi. Los conocimientos cientificos y vetrinarios que le puedo aporta traducidos al español son los siguientes: https://mascotas.mercola.com/sitios/mascotas/archivo/2014/12/02/riesgos-de-la-esterilizacion-en-perros.aspx

      https://mascotas.mercola.com/sitios/mascotas/archivo/2016/07/27/efectos-castracion-y-esterilizacion-canina.aspx


      La opción de los propietarios para que sus perras no se queden preñadas sin querer es ocuparse u preocuparse, es solo dos veces al año no creo que sea un gran esfuerzo. Tradición en este país hay muchas horribles con niños y mujeres, como en todas partes del mundo pero no es motivo para mutilar a nadie. Infórmese bien usted, esta desinformada y no hace falta insultar a nadie, la educación nunca se debe de perder. Un saludo PD: tengo más info en ingles, sí lo habla se la envió.

      Eliminar
  11. Cuida tu lenguaje, niña. No te interesa lo q dice pq eres una fanatica inculta? Ese es tu problema.

    ResponderEliminar
  12. Es un punto de vista muy interesante. Tengo dos perritas y el veterinario siempre me dice que hay que esterilizar las. La gente con la que hablo me dice que se llenaran de tumores. La verdad que cogí miedo. Al leer tu articulo me he tranquilizado. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes se extirpaban ciertos órganos de las personas para evitar que se enfermaran, consideraban que no servían para nada que la naturaleza estaba equivocada y que tenían el derecho a eliminarlos, que no iba a afectar en la salud de las personas y se sostenían en el dicho primitivo que "si no tienes tal órgano no se te infecta" (algo lógico si no tienes una cosa como va a enfermar). Un ejemplo de ello fue las amigdalas, antiguamente todos los médicos recomendaban su extirpación para evitar infecciones ¿y ahora ves acaso que se recomiende? no ¿verdad? sencillamente porque esas operaciones son una barbaridad, luego descubrieron que estaban equivocados que esos órganos eran necesarios y que no tenían ningún derecho a jugar a ser dios y eliminar órganos para evitar que enfermen. Lo mismo pasa con los órganos sexuales ¿te vas a extirpar los ovarios o los testículos solo para que no cojan cancer? Cuando esta mas que demostrado que no solo influyen en la reproducción sino que las hormonas sexuales también influyen y son necesarias en la salud de los huesos por ejemplo? Si nos basamos que los animales tienen un funcionamiento del cuerpo muy similar al nuestro a pesar de ser especies diferentes, no crees que es una barbaridad extirpar órganos para evitar que se llenen de tumores cuando luego esos mismos órganos también son beneficiosos en la salud del animal? Sinceramente la castración para evitar canceres es exactamente lo mismo que lo de las amigdalas: si ningún medico te recomienda quitarte las amigdalas para evitar que enfermen, ningún veterinario debería recomendarte castrar a tu mascota para evitar pillar un cancer de ovario/testículo (sobretodo si la castración encima favorece el desarrollo de otros canceres que esta mas que demostrado). Hiciste muy bien en dejar de confiar en ese veterinario y abrir los ojos a la verdad

      Eliminar
  13. Estoy en un grupo de facebook a diario veo gatitos que mueren por la intervencion incluso pague una castracion de mi minina Melanie me la devolvieron en una bolsa negra.Tenia 2 años quizas con pastillas vivia 8 o 10 si salia de la cirugia tal vez 16 pero no esta Se fue Acelere su muerte intentando la esterilización

    ResponderEliminar

  14. Es buenísimo tu articulo ¡¡ estoy totalmente de acuerdo a parte de tener mucha información sobre el tema de profesionales. He tenido 20 perras a lo largo de mi vida sin problemas, longevas y felices. El mes pasado me mataron a mi gatito preferido por culpa de la castración y la veterinaria incompetente, tienen licencia para todo incluso para matar. Gracias por compartir. María Aguirre

    ResponderEliminar
  15. Castrar demuestra la insensibilidad humana y desnaturalización que traerá consecuencias irreversibles en la diversidad cada vez menor, comparable al monocultivo con semillas infértiles. Es mucho mas digno el nacimiento de cachorros en casa que "criaderos factoría"
    Hagamos crecer esta corriente anti castración!!!

    ResponderEliminar
  16. Buenas soi un chico de granada hoi he estado buscando un american que alguien regale pero solo me salen anuncios con compromiso de castracion yo lo veo una aberracion eso es quitarle la identidad y la personalidad al perro he estado mirando tambien en perreras y lo mismo ya los tienen castrados... te cobran hasta los gastos ocasionados por el perro y el pienso que se ha comido es una verguenza que despues de que el estado le da alludas de nuestro dinero publico se quieran lucrar con los animales que tanto quieren ...eso no es querer ni cuidar a un animal por que si en las perreras no cobraran nada namas que un registro y los regalaran le darian mas vida a esos perros que tanto se la merecen no que por querer lucrarse de ellos nadie se los ba a llebar y ban a acabar con la inyecion que tanto les gusta poner yo veo la castracion una aberracion del ser humano de querer ser dios y las perreras un negocio sucio por que juegan con la vida de los animales como si fueran un negocio..

    ResponderEliminar
  17. Anónimo27/1/19 1:12

    Buenas. Recientemente acogi un Stanford de una protectora que me presionó para castrarlo. Aunque no tengo mucho conocimiento del tema, el tema de la castración me suponia un conflicto moral, por parecerme una mutilación y les propuse que se le realizara una vasectomia. Efectivamente, intentaron confundirme diciendo que esterilización y castración es lo mismo, pero no creo que lo hicieran por interes, sino por ideología y convicción. Finalmente, he decidido saltarme el contrato de adopción y no castrar ni esterilizar. Alguno sabe que consecuencias puede tener? He leído que en España solo le han retirado la custodia de su perro a un hombre por maltrato. PD finalmente he encontrado muchísima información de expertos que desaconsejan la castración por protocolo y ratifican todo lo que se menciona en este artículo.

    ResponderEliminar

Por favor, para comentar usa NOMBRE o ALIAS pues se hace dificultoso seguir una conversación de varios anónimos. Si no quieres usar tu cuenta tienes la opción "nombre/url". Si quieres corregir un comentario que te salió con una errata puedes borrarlo y publicar otra vez.