LoqueHagoesloqueSoy
2014/08/10

Aves domésticas, ¿liberación?.





La domesticación y enjaulamiento de aves con fines ornamentales, mayormente pájaros (paseriformes), loros (psitácidas) y palomas (colúmbidas) implica aspectos éticos, planteándose si sería correcto liberar.


Periquitos amarillo y azul.
Periquitos (melopsittacus undulatus). El color
verde es el original.
Capturar un pájaro libre para enjaularlo no se debería practicar, ni es lo mismo acoger un pajarillo o pichón caído del nido y alimentarlo hasta su liberación (permaneciendo o no en la cercanía de la vivienda) que retenerlo en jaula y criar en cautividad. Por uno u otro método existen aves domesticadas (crían o nacen en cautividad) o en proceso de domesticación (capturadas, la mayoría mueren de estrés y pocas veces se reproducen). Se cree que las palomas fueron domesticadas hace unos 10.000 años creándose variedades de carne, mensajería y ornamento. Muchas culturas han capturado aves con fines ornamentales desde antiguo, en el s.XVI empieza la exportación masiva de capturas a Europa y la cría en cautividad de muchas especies: canarios, loros, diamantes, etc.
2014/07/06

Domesticación de animales. Ética en la relación humana con la naturaleza.





Gallina y pollitos libres.

La domesticación de animales suele percibirse como una relación humana más estrecha con la naturaleza o al contrario como usurpación a la misma. La dependencia obligada y el cambio genético suscitan cuestiones éticas.


El veganismo que practiqué durante un tiempo (actualmente ejerzo mi naturaleza omnívora y derecho a ser especista) fue en parte consecuencia del rechazo al acto domesticador primigenio que concebía como un acto egoísta de usurpación de libertad. Imaginaba un humano cazando una gallinácea y encerrándola en un pequeño habitáculo, antes que eso me parecía más noble matarla. Aceptaba que ya hay animales domésticos de compañía o alimento, no pretendía que la gente los echara de casa ni prohibir su consumo como alimento para humanos soltándolos en el campo donde provocarían un desequilibrio ecológico y serían igualmente comidos por otros depredadores, pero quería confirmar que mi supervivencia no necesitaba tener a un animal en situación de dependencia y de alguna forma deshacer en mi mente el acto domesticador primigenio que consideraba un error.